Domingo de Ramos, una festividad en la que el pueblo estará ausente de los templos

La celebración hoy del Domingo de Ramos se caracteriza este año por una atípica festividad para los católicos que tradicionalmente convoca a millones de cristianos de casi todo el mundo que ovacionan la entrada de Jesús a Jerusalén.

Este año la tradicional festividad ha cambiado debido al llamado a recogimiento hecho por las autoridades y acogido por la iglesia universal como forma de prevenir el contagio del COVID-19 entre los fieles.

Por primera vez un Domingo de Ramos se celebra in feligreses en los templos, que ordinariamente ondean las palmas alabando a Jesús en su entrada a Jerusalén, pero además es el inicio de la Semana Santa.

Es costumbre que los católicos lleven ramos a las iglesias y con ellos formen crucifijos y otras figuras que son usadas durante el año en las casas, los vehículos, oficinas o cualquier otro lugar.