Esta podría ser la vacuna contra la gripe más importante que haya habido

Con una chaqueta de traje negra, que se quitó de su hombro izquierdo, la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, no se inmutó mientras se vacunaba contra la influenza en la televisión, en vivo, la semana pasada.

«Literalmente es lo más fácil que haré hoy», dijo Whitmer, quien convocó la conferencia de prensa para subrayar los preparativos para la próxima temporada de influenza.

«La prevención de la gripe nos ayudará a salvar vidas y preservar los recursos de atención médica que necesitamos para seguir luchando contra el covid-19», dijo. «Es más importante que nunca».

Incluso si no estás en contacto con nadie más en tu vida diaria, los expertos generalmente recomiendan dejar tu burbuja para vacunarte contra la gripe.

«Entiendo el deseo de distanciamiento físico, pero creo que también es importante vacunarse contra la gripe este año», dijo el Dr. Sanjay Gupta, corresponsal médico jefe de CNN. «Es importante vacunarse cada año, pero quizás incluso más importante este año porque probablemente vamos a tener una convergencia de la gripe y el coronavirus, este otoño. Entonces, cualquier cosa que podamos hacer para reducir la gripe creo que será realmente importante».

La vacuna contra la gripe es una forma segura y económica de mantenerse saludable. Pero en un año típico, menos de la mitad de los estadounidenses se vacunan (solo el 45%, el año pasado). Las tasas en el Reino Unido son comparables, donde solo el 44,9% de los pacientes registrados, de 6 meses a 64 años, se vacunaron contra la influenza de 2018 a 2019. En la Unión Europea, que se comprometió en 2009 a vacunar al menos al 75% de los residentes de 65 años y mayores, solo el 45% de las personas de ese grupo recibieron vacunas en 2018.

El número es aún menor para algunas minorías como los negros, que han sido especialmente vulnerables durante la pandemia. En la temporada de influenza de 2017 a 2018, solo el 28,4% de los hispanos en los Estados Unidos se vacunó contra la influenza.

Con la pandemia de covid-19 propagándose rápidamente por todo el mundo, la distribución de la vacuna contra la gripe adquiere una nueva urgencia, según los expertos médicos.

«Dado que los hospitales y los consultorios médicos estarán muy ocupados atendiendo a los pacientes con covid-19, una vacuna contra la gripe puede ayudar a reducir las cargas sobre el sistema de atención médica y garantizar que quienes necesitan atención médica puedan obtenerla», dijo Dra. Susan Bailey, presidenta de la Asociación Médica Estadounidense e inmunóloga en Fort Worth, Texas.

Sin embargo, no se trata solo de liberar recursos para los pacientes con covid-19.

«La influenza es una enfermedad mortal por derecho propio», dijo Bailey.

En la temporada de influenza de 2019 a 2020, hubo entre 24.000 y 62.000 muertes por la enfermedad en Estados Unidos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), con personas mayores, niños pequeños y mujeres embarazadas en riesgo elevado. La vacuna contra la gripe no solo reduce las probabilidades de enfermarse, sino que a menudo significa una enfermedad menos grave.

Además, la evidencia de la primavera pasada muestra que es posible contraer coronavirus e influenza simultáneamente. «Vimos eso en algunos de los primeros casos de este año, donde los pacientes tenían otros virus al mismo tiempo que tenían covid-19», dijo Bailey.

Y debido a que los síntomas de la gripe, que incluyen fiebre, dolor de garganta y tos, se parecen tanto a los síntomas de covid-19, será imposible descartar un diagnóstico de coronavirus sin una prueba. Eso significa que un caso de gripe, incluso si resulta ser leve, puede causar una interrupción sustancial en el trabajo y la escuela.

«Este es un año crítico para que tratemos de eliminar la gripe tanto como podamos», dijo el Dr. Robert Redfield, director de loas CDC, en una entrevista con la red JAMA de AMA.

Eso requiere un esfuerzo sin precedentes para aumentar las tasas de vacunación contra la influenza, y Redfield espera aumentar las tasas de vacunación en Estados Unidos al 65%. Los CDC proyectan que entre 194 millones y 198 millones de dosis estarán disponibles este año, un aumento de casi 30 millones de dosis, respecto al año anterior.

Para ayudar a que las vacunas lleguen a quienes las necesitan, los CDC compraron 9,3 millones de dosis de la vacuna contra la influenza para adultos y 2 millones de dosis de la vacuna pediátrica contra la influenza. Es un aumento masivo de las 500.000 dosis que la agencia federal generalmente compra para adultos sin seguro.

Pero la pandemia complica la distribución. En temporadas pasadas de influenza, muchos estadounidenses se vacunaron en sus lugares de trabajo. En medio de las preocupaciones sobre las grandes reuniones, ese es un lugar menos para administrar vacunas contra la gripe. Además, la pandemia marcó el comienzo de una caída generalizada de las vacunas infantiles. Si bien esos números se han recuperado en algunos lugares, los pediatras siguen preocupados.

Los estados, las agencias gubernamentales y las empresas privadas se están intensificando para apoyar la campaña. El Sistema de Contención de Costos de Atención Médica de Arizona permite a los farmacéuticos certificados administrar vacunas contra la influenza a niños inscritos en Medicaid y entregar tarjetas de regalo a los miembros que se vacunen.

Para reducir el contacto y el riesgo de infección, Spectrum Health de Michigan ofrece vacunas contra la gripe en las calles de Grand Rapids. En algunas sedes de Kaiser Permanente también se encuentran disponibles vacunas contra la gripe, que te puedes poner mientras estás en tu vehículo. Actualmente, las vacunas contra la gripe están disponibles en muchas cadenas de farmacias, incluidas CVS y Walgreens.

Los residentes de cualquier estado de Estados Unidos pueden averiguar dónde vacunarse utilizando el sitio web VaccineFinder de los CDC, que se asocia con los Departamentos de Salud y las clínicas locales.

Vacuna contra la gripe como requisito
Las vacunas contra la gripe pueden salvar vidas. Para algunos estadounidenses, las vacunas también son una obligación en sus trabajos y centros educativos este año.

Los empleados y estudiantes del sistema de la Universidad de California deberán vacunarse contra la gripe antes del 1 de noviembre, anunció UC Health en agosto, una decisión que afecta a más de medio millón de personas.

También se requieren vacunas contra la gripe para los niños y jóvenes en las instalaciones educativas de Massachusetts, comenzando con el cuidado infantil y el preescolar y hasta la universidad. Massachusetts es el primer estado en introducir una decisión de este tipo y la decisión ha provocado protestas.

Un proyecto de ley pendiente en la legislatura de Nueva Jersey también haría que las vacunas contra la influenza fueran un requisito para la inscripción. Vermont también está considerando un mandato, dijo el comisionado de Salud del estado, Dr. Mark Levine, en una conferencia de prensa, el 28 de agosto.