Los alumnos emprenden un viaje alucinante fuera de los límites del aula

Gritos de sorpresa, exclamaciones de asombro, fascinación y estupor, bocas abiertas y un ambiente de excitación y desconcierto por lo que ven. Los alumnos se transforman de repente y pasan de ser sujetos pasivos a demostrar un desbordante interés por los conceptos y conocimientos que reciben a través de las nuevas tecnologías como la inteligencia artificial y las distintas realidades que hay, virtual, aumentada y mixta.

De repente, los muros del aula se rompen y el límite de su clase se amplía como por arte de magia. Todo es posible. Un viaje a la luna, nadar junto a tiburones y ballenas, la catedral de Florencia, montar una máquina, preguntar sus dudas a un robot, ver las capas de la tierra.