Los pasajeros del crucero Diamond Princess desembarcan después de una cuarentena de 14 días frente a las costas de Japón

Los pasajeros del Diamond Princess que dieron negativos para el coronavirus comenzaron a desembarcar el miércoles del crucero, a pesar de la creciente evidencia de expertos en enfermedades infecciosas de que podrían, sin saberlo, llevar el virus a sus comunidades.

Estos son los primeros pasajeros que abandonan la embarcación luego de un período de cuarentena de 14 días, sin incluir a los que se someten a tratamiento en tierra por el virus, y los más de 300 estadounidenses evacuados durante el fin de semana y que ahora están en cuarentena en dos bases estadounidenses.

Un total de 545 casos confirmados del virus han sido vinculados al barco durante su cuarentena en la Bahía de Tokio, con 88 nuevos casos confirmados el martes. El miércoles se confirmó un nuevo caso: un médico varón del Equipo de Asistencia Médica para Desastres de unos 30 años que se embarcó en el barco.

Así fue el desembarco
Los pasajeros mayores de 70 años que dieron negativo para el coronavirus fueron los primeros en salir del barco a bordo de taxis y autobuses. Se espera que algunos hagan vayan a instalaciones costeras y otros a bordo de vuelos charter, según dijo el capitán del barco. El desembarco tomará varios días. Una vez que los pasajeros hayan abandonado el barco, se les permitirá viajar libremente.

Varios países, incluidos Australia, Canadá y el Reino Unido, estaban organizando vuelos privados para repatriar a sus nacionales.

Pero estos no son los primeros en salir del Diamond Princess. El miércoles, cerca de 800 pasajeros salieron del barco. Las autoridades de salud de Japón no dieron una cifra exacta. Antes del desembarco, había cerca de 3.100 personas —entre pasajeros y tripulación— en la embarcación.

Ese día los pasajeros siguieron desembarcando a un ritmo constante con entre 4 y 5 minutos de diferencia. La mayoría de esos pasajeros parecen ser parejas de ancianos y en pequeños grupos, según Yoko Wakatsuki de CNN en Yokohama.

Afuera del edificio de la terminal, autobuses amarillos de turismo esperaban a los evacuados, aunque en principio se vieron solo unos 30 turistas llegar a los buses.