México responde a Bolivia: “No hay posibilidad de diálogo entre cancilleres hasta que no retiren el cerco policiaco”

Esta tarde, la canciller de Bolivia, Karen Longaric, dijo que estaría dispuesta a hablar con su homólogo, Marcelo Ebrard, para “bajar de tono a la conversación”.

El subsecretario de México para América Latina y el Caribe, Maximiliano Reyes, dijo este jueves que no habrá diálogo con Bolivia si las autoridades del país andino no retiran el cerco policiaco que permanece en la Embajada de La Paz.

“No hay posibilidades de diálogo entre ellos [cancilleres de México y Bolivia] hasta que no retiren el excesivo despliegue policial y militar que nos asedia”, dijo el subsecretario en entrevista con W Radio.

“México siempre ha optado por el diálogo como la única manera para resolver el conflicto, y nosotros estamos dispuestos a tener una comunicación formal, legal, diplomática”, agregó.

De acuerdo con Maximiliano Reyes, quien solicitó a la canciller de Bolivia, Karen Longaric, sostener una reunión para resolver la crisis, México ha enviado “24 notas diplomáticas” para resolver la disconformidad. “Hoy mismo, los representantes de su Embajada [Bolivia], han cancelado una reunión”, dijo.

La canciller de Bolivia, Karen Longaric, aceptó la invitación a dialogar que hizo la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México para resolver las diferencias entre los dos países sobre el cerco policial en los alrededores de la Embajada mexicana en La Paz.

Este jueves, Longaric aceptó la invitación de México para reunirse y encontrar una salida a la crisis diplomática, pero aclaró que únicamente se reuniría con el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard.

“Lo importante es bajar de tono a la conversación que innecesariamente se ha dado entre Bolivia y México”, dijo.

Desde el lunes pasado, la SRE denunció que personal de Inteligencia boliviano tenía vigilada la sede diplomática mexicana en el país sudamericano, donde actualmente se encuentran refugiados nueve exfuncionarios del Gobierno depuesto de Evo Morales.