Principales conclusiones en el comienzo de la defensa de Trump en el juicio político

El equipo legal del presidente Donald Trump está haciendo su caso.

Después de días de discusiones donde los demócratas expusieron exhaustivamente el caso de que Trump retuvo ilegalmente la ayuda a Ucrania, usó dólares de los contribuyentes para presionar al nuevo presidente de ese país para ayudarlo a lastimar a sus opositores políticos y luego trató de obstruir al Congreso y encubrirlo todo, el equipo de Trump tuvo su turno para defender a su cliente.

Era importante ya que la Casa Blanca, antes de ahora, se había negado oficialmente a cooperar con el proceso de destitución.

Si bien los abogados de Trump refutaron elementos específicos del caso contra el presidente, sus argumentos el sábado se redujeron a dos puntos clave:

Los demócratas están tratando de robar las elecciones de 2020
“A pesar de todo lo que hablan sobre la interferencia electoral, están aquí para perpetrar la interferencia más masiva en una elección en la historia de Estados Unidos, y no podemos permitir que eso suceda”, dijo el abogado de la Casa Blanca, Pat Cipollone, quien lidera el equipo de Trump.

No hay evidencia directa de irregularidades
“Creen que puedes leer las mentes, miro las palabras”, dijo, luego de señalar que ni Trump ni el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky dijeron que había presión, a pesar de la solicitud de Trump en la transcripción de llamadas de la Casa Blanca.

Necesidad de evidencia de la Casa Blanca
Hablando después de los argumentos, el líder de la minoría del Senado Chuck Schumer dijo que los argumentos de la defensa eran prueba de que el juicio en el Senado debería presentar testigos y citaciones para documentos.

“Entonces, el abogado del presidente critica el caso contra el presidente por falta de fuentes cercanas al presidente y al mismo tiempo bloquea el testimonio de testigos cercanos al presidente”, dijo. “No tiene sentido”.

¿Alguno de los senadores realmente criticará la acusación de Trump?
La pregunta actual no es si Trump será destituido de su cargo (eso no pasará). Es si los senadores votan para escuchar a los testigos y ver nuevas pruebas. Pasé gran parte del viernes repasando qué senadores podrían cambiar de opinión, de ambas partes. Los demócratas parecen completamente unidos. Hay un pequeño universo de republicanos para observar. E incluso se quejan de este proceso. Podría ser una exageración incluso para cuatro republicanos apoyar más información en este juicio. Míralos todos aquí.

Inteligente que el equipo de Trump vaya rápidamente
Los argumentos duraron aproximadamente dos horas. Cipollone, literalmente a las doce del mediodía, dijo que había terminado por el día.

El hecho de su brevedad fue un tema que los abogados de Trump mencionaron continuamente.

“No voy a seguir revisando una y otra vez la evidencia que no presentaron ante ustedes. Porque estaríamos aquí por más de 24 horas”, dijo Jay Sekulow, uno de los principales abogados de Trump.

‘Si estás ganando, cállate’.

Algunos partidarios del impeachment elogiaron la medida, en parte porque el sábado por la mañana es, como ha dicho Trump, el Valle de la Muerte del rating, pero también como una señal de respeto a los senadores con ganas de salir por la puerta. Y también una señal inteligente, dada la posición estratégica del equipo de defensa.

“Si te tomas menos tiempo y haces tu punto más claro, probablemente sea mejor”, dijo Preet Bharara, exfiscal de Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York.

“Si estás ganando, cállate”, agregó el abogado Jeffrey Toobin en CNN. “Creo que ese es el principio rector de lo que están haciendo”.

Algunos defectos en la defensa de Trump
Hubo algunos defectos en sus argumentos.

Por ejemplo, el abogado adjunto de la Casa Blanca, Michael Purpura, mostró varios momentos de las audiencias de juicio político en las que testigos (el exembajador de Estados Unidos en Ucrania Bill Taylor, el ex enviado especial para Ucrania Kurt Volker y el ex miembro del personal del Consejo de Seguridad Nacional, Tim Morrison), dijeron por primera vez que sabían que los ucranianos expresaron su preocupación por la congelación de los fondos de seguridad en agosto.

Y todo ese testimonio sí ocurrió.

Purpura no incluyó el testimonio de Laura Cooper, la funcionaria del Pentágono que mencionó los correos electrónicos que su oficina recibió de los ucranianos sobre la ayuda, el mismo día de la llamada telefónica de Trump con el presidente ucraniano.