Tres hermanitos luchan contra el mismo cáncer infantil raro

Tres hermanos, ninguno de ellos mayor de 5 años, luchan contra el mismo tipo de cáncer infantil poco frecuente.

Angie y Aaron Rush tienen tres hijos: Tristen, de 5 años, Caison, de 3 años y Carter, de 7 meses, y todos han sido diagnosticados con retinoblastoma.

“Fue un shock y una sorpresa. Fue muy emotivo. A veces es difícil de manejar”, dijo Angie a la red hermana de CNN, HLN. “Pero son una bendición”.

El retinoblastoma es un cáncer ocular que comienza en la retina y comúnmente afecta a niños pequeños, según el sitio web de la Clínica Mayo. Puede ocurrir en uno o ambos ojos y es la forma más común de cáncer ocular en niños.

Cuando era niña, Angie luchó contra el mismo cáncer. Ella dijo que sabía que había un 50% de posibilidades de transmitirlo a sus propios hijos, pero nunca esperó que los tres tuvieran que luchar contra la misma enfermedad.

“Pero lo hice muy bien. Soy maestra y espero marcar la diferencia”, dijo Angie.

Según la Clínica Mayo, las mutaciones genéticas aumentan el riesgo de transmisión del retinoblastoma de padres a hijos. El retinoblastoma hereditario tiende a desarrollarse a una edad más temprana.

Tristen tenía 4 semanas cuando le diagnosticaron. Caison tuvo el diagnóstico al nacer. Carter nació libre de cáncer, pero a los 6 meses de edad, le descubrieron dos tumores en sus ojos. Comenzó tratamientos de quimioterapia el mes pasado.

“No es uno que reciba mucha atención cuando escuche sobre el cáncer infantil”, dijo Aaron.

Tratamientos y costo

En familias con retinoblastoma hereditario, según la Clínica Mayo, prevenirlo puede no ser posible. Sin embargo, un diagnóstico temprano es clave para una alta probabilidad de cura y preservar la visión.

Los tres niños han sobrellevado quimioterapia, tratamientos con láser, resonancias magnéticas, evaluaciones bajo anestesia e innumerables visitas al Children’s Hospital of Atlanta.

Debido al costo del tratamiento del cáncer para tres niños, Angie y Aaron han vendido su casa suburbana de Atlanta y se mudaron con su familia para pagar las facturas médicas.

“Establecimos un GoFundMe incluso solo para tratar de recaudar un poco de dinero, porque cuesta mucho dinero, incluso con un seguro”, dijo Aaron a HLN.

A veces la gente piensa que todo está cubierto, dijo, pero ese no es el caso.

“Tenemos que sacrificarnos”, dijo.

La página de GoFundMe explotó, dijo Aaron, y agregó que las personas han sido generosas al ayudar a recaudar fondos que se destinarán a los tratamientos de los niños.