Una tienda de comestibles desechó US$35.000 en alimentos luego de que una mujer tosiera intencionalmente, provocando temores de coronavirus

na mujer que tosió a propósito sobre alimentos por un valor de 35.000 dólares, en una tienda de comestibles de Pensilvania, probablemente enfrentará cargos criminales, dijo la policía

Toser es una de las principales formas en que se propaga el nuevo coronavirus.

La mujer no identificada ingresó a la pequeña cadena de supermercados Gerrity’s Supermarket en Hanover Township, y comenzó a toser sobre productos de panadería, carne y otras mercancías, escribió en Facebook Joe Fasula, copropietario de la cadena.

El personal la sacó rápidamente de la tienda y llamó a la policía del municipio de Hanover, quien la encontró unas horas más tarde y la detuvo, dijo el jefe de policía Albert Walker a CNN.

La policía de Hanover Township dijo que la mujer “contaminó intencionalmente” la comida, y planea presentar cargos criminales contra ella una vez que concluya su tratamiento de salud mental.

Las autoridades no creen que esté infectada con el coronavirus, pero “harán todo lo posible para ver que se haga la prueba”, escribió Fasula.

Pese a considerar una “broma muy retorcida” lo que la mujer hizo, Fasula dijo que la tienda tiró todos los artículos con los que ella entró en contacto y trabajó con un inspector de salud local para identificar y desinfectar las áreas en las que ingresó.

Finalmente, dijo, la tienda eliminó 35.000 dólares en comida.

“Estoy absolutamente enfermo por la pérdida de alimentos”, dijo Fasula. “Si bien siempre es una pena cuando se desperdician, en estos momentos en que tanta gente está preocupada por la seguridad de nuestro suministro de alimentos, es aún más inquietante”.

No está claro qué cargos puede enfrentar la mujer cuando deje el tratamiento de salud mental. Pero el miércoles, el Departamento de Justicia afirmó que las personas que propagaran intencionalmente el nuevo coronavirus podrían ser acusadas de terrorismo.

Las tiendas de comestibles desafían la pandemia
El coronavirus está cambiando la forma en que operan los supermercados. Las tiendas como Gerrity’s se consideran “negocios esenciales”, bajo las órdenes de permanencia en el hogar de los estados, por lo que son uno de los pocos lugares públicos que los residentes de esos estados pueden visitar durante la pandemia.

Pero a medida que las visitas de los clientes a las tiendas de comestibles aumentan y los consumidores continúan acumulando suministros, los grupos de la industria temen que las provisiones en Estados Unidos también se agoten. Un grupo que representa a marcas como PepsiCo y Clorox escribió al Departamento de Estado que las compras de pánico, junto con los países que han cortado las exportaciones a los EE.UU. podrían exacerbar la crisis de salud pública.

Por lo tanto, tiendas como Gerrity’s están tomando medidas adicionales para garantizar que sus tiendas sean seguras. Algunas cadenas han recortado horas para desinfectar las tiendas después de cerrar y reabastecer los suministros que se agotan rápidamente. Otros han reforzado la seguridad con la presencia de policías fuera de servicio o guardias privados para manejar pasillos llenos de gente y estacionamientos atascados.

El incidente con la mujer no identificada en Gerrity’s demostró a los empleados por qué son necesarias sus estrictas medidas de seguridad, escribió Fasula en Facebook.

“El único lado positivo de esta parodia es que nos dio la desafortunada oportunidad de probar nuestros protocolos y demostrar cuán seriamente tomamos su seguridad”, dijo.